Un día con una barista y Campeona: Julieta Vázquez

miércoles 02 de agosto


Mercadóloga de profesión, la bicampeona nacional trasmite su pasión por el café de especialidad desde su casa, Arandela Barra de Café, a los potosinos y todo México.

 

Oscar Alfredo Galeana

 

SAN LUIS POTOSÍ.-  Es una de las baristas más reconocidas en nuestro país. Bicampeona nacional, juez y desde luego, empresaria entregada al café de especialidad. Una campeona en toda la extensión de la palabra: Julieta Vázquez Rivera ocupa hoy nuestra pregunta que da vida a esta sección: ¿cómo es un día con un barista?

 

Como ha pasado con muchos de sus colegas, Julieta llegó al mundo del café por casualidad. O quizá no tanto en esta ocasión: Julieta, recién graduada como mercadóloga, colaboraba junto con sus padres en el montaje de un negocio familiar: Café July, así que junto con su novio Manuel, acudieron a Expo Café a checar equipos y buscar lo necesario para montar su barra. Y de improviso se encontraron con un mundo desconocido, pero fascinante: “Manuel y yo visitamos a Expo Café 2010 buscando lo necesario para montar la barra de mi mamá y nos topamos con la Competencia Mexicana de Baristas. Teníamos la inquietud de saber cómo preparar un buen café y nada más, pero vimos las rutinas de los competidores y eso me encantó. A partir de ahí le insistí a Manuel que participáramos el año siguiente y así entré al barismo”.

- Digamos que fue amor a primera vista…

- Si, efectivamente. Recuerdo que la máquina que adquirimos para el negocio de mis papás tenía contrato para que Javier Gamboa nos capacitara. Con él empezamos a adentrarnos en el tema y en una sesión nos contó su experiencia en las contiendas; no podía creer que existiera tanto profesionalismo en ellas y me entusiasmé más, sobre todo cuando nos contó sus viajes a los mundiales. En un momento le pregunté cómo prepararme para competir y él se ofreció a entrenarme y se convirtió en mi primer entrenador.

- Y de esa manera participaste en tu primera competencia.

- Fue en Guadalajara en 2011 y me ubiqué sexta. Era mi primera experiencia por lo que mis expectativas no eran muchas y hasta cierto punto, me asustó un poco el ambiente, porque me hacían preguntas muy específicas sobre el café, muy técnicas, que lógico no las conocía por ser novata. Me veían y de inmediato comentaban “ah, eres nueva”. Por si fuera poco, el café con el que competí yo no lo tosté y debido a algunos comentarios que otros competidores nos hicieron sobre ello, creí que nos descalificarían. Todo era tan pro que asusta, lo desconocido siempre te inquieta y moría de nervios. No obstante, Manuel y yo pusimos el corazón en nuestras rutinas; recuerdo muy bien que le dije “vamos, hacemos el ridículo y nos regresamos a San Luis” y ¡oh, sorpresa! Ambos pasamos a la final. Nos alegró muchísimo aunque temblábamos de la emoción. Por eso recuerdo con mucho cariño esa primera competencia, fue la que nos enamoró al café.

- Ya más de 7 años de esa experiencia. Ahora,  ¿cómo es un día de Julieta en barra?

- Amanece muy temprano. Un día en Arandela inicia a las 7:30 am, ya que abrimos a las 8 al público. Lo primero es revisar la máquina, checamos que todo funcione bien y mientras se calienta hacemos la limpieza del local, revisamos mobiliario y dejamos todo listo para la apertura. Conforme se de la actividad en el día puede ser que esté en la barra o ayudo en la cocina. Si lo pienso un poco, creo que me equivoqué de carrera, debí ir a Gastronomía (risas). Me encanta la cocina y de repente hago mis platillos especiales y también me gusta atender al público y el contacto con la gente. El primer turno es de 8 a 2 pm; cerramos para reabrir a las 5 pm y se sigue la misma rutina de la mañana, limpiamos, revisamos que todo esté listo y a atender a la clientela vespertina de 5 a 11 u 11:30 pm. Lógicamente cambia el menú; en la mañana los desayunos son huevos, chilaquiles o entomatadas y en la tarde, bagettes, papas, sándwiches y ensaladas.

- ¿Haz notado alguna diferencia en la preferencia del cliente de la mañana con la tarde?

- Fíjate que sí y es muy marcada en lo que piden en cada turno. En la mañana se vende mucho americano y la gran mayoría es gente que viene a desayunar por negocios. En la tarde se beben más lattes y macciatos y llegan muchos jóvenes, parejas, es un mood más informal, más relajado.

- ¿Y qué tal te va con el brew bar?

- Los métodos han estado desde el principio en Arandela, siempre con muy buena recepción pero en las últimas semanas se han vuelto los más solicitados, se ve que poco a poco la clientela se acerca más al café de especialidad, aunque debo reconocer que personalmente me encanta hacer cappucinos porque me recuerdan mis inicios en las competencias. Recuerdo que recién abrimos, llegaron tres jovencitas que se hicieron clientes fieles y me pedían por lo regular frappes y cappucinos. Ahora las veo ya sea solas o acompañadas y sólo piden métodos. Me alegra ver que nuestro trabajo de alguna manera ha colaborado a ampliar la cultura del café de especialidad aquí en San Luis, como muchos otros colegas en toda la República. Eso es muy satisfactorio.

- Por cierto, ¿cómo fue el compaginar el entrenamiento de las competencias con la atención en el negocio?

- Siempre mi equipo es un pilar en mis logros personales. Generalmente en la mañana los sábados y domingos no abrimos, así que a esa hora acomodábamos el lugar para que fuera similar al escenario de la competencia y así entrenarme. Mis colaboradores son muy comprometidos, no importa si tienen que rolar turnos o llegar más temprano que a su hora habitual, siempre me apoyan para que sólo me concentre en la contienda. A veces dividíamos los objetivos para atender un día la preparación, otros analizar el café, en fin. La preparación para la World Barista fue ardua, unos dos meses antes y además, estuvimos condicionados a que la cosecha del café que escogimos lo pudiéramos usar con suficiente tiempo. Pero sin duda, parte del éxito que hemos obtenido se lo debo a mi equipo que también me ha apoyado cuando compito.

- Muy bien Julieta. Por último y desde tu perspectiva de campeona, ¿qué consejo darías a tus colegas para que logren sus objetivos?

- Me parece que el mejor consejo que puedo dar y no se limita sólo a los nóveles baristas, es nunca dejar de aprender y siempre estar abiertos a otras ideas y conceptos. A veces por ser campeones creemos que ya lo sabemos todo, pero la realidad te demuestra que no sabes nada, así que debes apoyarte en todos y eso significa todos los colegas. El ímpetu del novato te pregunta porque espera que le des una respuesta clara y los experimentados te ofrecen su experiencia, por ello cada día no dejo de sorprenderme con todo lo que surge alrededor de una taza de café de especialidad. Y eso es un reto para mí, ofrecer a mi cliente nuevas bebidas, cafés con procesos novedosos y actividades que involucren a mi clientela con esta maravillosa cultura del aromático.



BUNN 13300.0004 VP17-3SS2U Pourover Commercial Coffee Brewer with One Lower and Two Upper Warmers, Stainless Steel
Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe