Un Día con un Barista en evolución: Diego Rodríguez

miércoles 07 de febrero


Con siete años dentro del mundo del café y tres en la barra de Máneken, busca consolidar su pasión certificándose y compitiendo en la Competencia Mexicana de Baristas

 

Oscar A. Galeana

 

Como suele pasar, el café tiene muchas historias de gente encaminada al éxito. Aquí el ejemplo de un joven que ha encontrado en esta bebida la plataforma para crecer en el plano profesional y, claro está, personal. Diego Rodríguez lleva siete años en el mundo del café, aunque directamente en barra los últimos tres; con la mente clara de que día con día se aprende en este sector, cuando de manera indirecta le llegó la oportunidad de preparar bebidas a base de este milenario grano, ya había pasado por múltiples oficios.

Su historia cuenta que inició en un negocio local de comida, donde vendía los tradicionales elotes y esquites que tanto gusta a la gente; la propietaria un buen día decidió que también la oferta incluiría café y compró una máquina pequeña para preparar principalmente cappuccinos y al poco tiempo, se asocia con la dueña de una barra llamada “Mangos Café”, hoy ya desaparecida. En ese tiempo, Diego sólo atendía a los comensales y la venta de café en grano pero principalmente, era lavaloza.

“Mi espacio no estaba lejos de la cafetera así que podía ver al barista preparar las bebidas. Un día, de manera intempestiva el chico deja de laborar y pues no había quien le preparara sus cafés a los clientes; las dueñas me piden que intente hacer algunas tazas, sin más preparación que lo que observé del chico anterior pero algo que me ayudó en ese momento, fue que un cliente me dio plena confianza y me dijo, ‘tu prepara el café, al final quien va a juzgar si está bien hecho o no soy yo’. Con ese respaldo me decidí y elaboré un cappuccino que obvio, quedó fatal, sin embargo, esa acción me dio la confianza de comenzar en forma a prepararme y aprender más, aparte que me di cuenta de la alta demanda que hay por buen café de especialidad” recordó Diego.

Un punto a su favor fue darse cuenta que si se espuma de manera correcta la leche, la lanceta hace un silbido casi imperceptible, caso contrario cuando emite un chillido; perfeccionó sus tazas hasta que dominó esa técnica y en algún momento, su ex patrona le corrigió y enseñó a fondo lo necesario para elaborar espressos y cappuccinos. Lamentablemente, el negocio debió cerrar, así que Diego recayó en un restaurante donde el tema del café no merecía la mínima atención. Una vez más como lavaloza, presencia una discusión entre el gerente del lugar y el encargado de la cafetera, así que él se ofrece a preparar las tazas y se queda como barista, pero la falta de interés en ofrecer un mejor café al consumidor, le hace dejar el lugar. La fortuna le sonríe de nuevo cuando un amigo le avisa que un barista requiere ayuda en una escuela que maneja, y resulta ser nada menos que Barista James, en la Academia Mexicana del Café, que en ese momento se ubicaba en la planta alta del local que ocupa Máneken Café, donde termina por formar parte del equipo de baristas, desde hace tres años.

Recuerda Diego sobre ese afortunado encuentro: “Fue Barista James quien me presenta a Male Hernández, la propietaria de Máneken y desde entonces ingresé de lleno al barismo. Llevo tres años aquí, aprendiendo mucho, porque nos apoyan y capacitan constantemente. Se preocupa porque estemos preparados al máximo para atender la clientela y es que sucedía que a veces pasaba cerca de las mesas y escuchaba a los clientes comentar cosas sobre el café que desconocía y eso me mostró que nunca se deja de aprender pues al final se trata de que guste la atención al cliente, porque buena materia prima hay en todos lados pero el diferenciador es cómo ofreces el servicio, sin importar si eres experto en el tema o no”.

- Ahora dime, ¿cómo es un día de Diego como barista?

- Manejo dos horarios, uno de 7 am a 3 pm y otro de 2 pm a 10 pm. Para el horario matutino, generalmente llego a calibrar la máquina; en ese turno lo que más se consume son americanos y espressos porque la gente llega a desayunar. Además checo las redes sociales para verificar pedidos de café tostado para clientes a quienes surtimos y atendemos el negocio hasta el cambio de turno. Cuando me toca el vespertino, hay más actividad y dinamismo porque los compañeros están con la limpieza de la mañana, recibes el cambio de turno, y salen más bebidas de leche como cappuccinos, lattes y muchos métodos. A mí me gusta preparar en la mesa las bebidas cuando el movimiento del negocio lo permite e incluso, quienes sólo gustan de espressos, también a veces piden su brew:

- ¿Y cuál método te gusta preparar más?

- Piden más el kemex, que con el dripper me parecen métodos muy dóciles para nuestra clientela que demanda más dulzura en su café; claro, hay otro tipo de cliente que gusta su acidez más marcada y prefieren espressos, pero como es gente mayor no acostumbra variar su taza, pero de vez en cuando se atreven a pedir una prensa. Si está muy marcado el gusto de la clientela dependiendo la hora.

- ¿Y te interesaría competir en la Competencia Mexicana de Baristas?

- Te digo con honestidad, que respeto mucho el barismo y por eso busco certificarme para participar en las competencias; ya me tocó estar de coach y me sorprendió el nivel y la calidad de las contiendas. Recuerdo que al chico que entrené llevaba café de El Cuaenteño, Nayarit, que en ese momento pasaba por un momento complicado y decía que si ganaba, podía promocionar ese café y con ello, incentivar su consumo. Reconozco que aún me falta mucho por aprender pero en cuanto me sienta bien preparado, estaré listo para romper paradigmas y atreverme a hacer cosas nuevas que permitan impulsar el consumo del café de especialidad. Es algo que quiero hacer para devolver lo mucho que el barismo me ha dado y en buena medida, agradezco a Magdalena Hernández por su apoyo y confianza en mi persona.



BUNN 13300.0004 VP17-3SS2U Pourover Commercial Coffee Brewer with One Lower and Two Upper Warmers, Stainless Steel
Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe