La ciencia ayuda a los cafeteros a luchar contra el cambio climático

martes 16 de mayo


No se puede negar la gravedad que los desastres causados por el clima han ocasionado en los cultivos cafetaleros en los últimos cinco años, pero la extensión del daño ha sorprendido a muchos en esta industria. Mientras tanto, los productores se han visto obligados a lidiar con los patrones climáticos impredecibles y con las crecientes deficiencias para abordar en la fuente de origen. Gracias a la ciencia en el café y el clima, se están tomando iniciativas nuevas desde Etiopía hasta México y Brasil. Cenicafe de Colombia está siendo muy reconocido por su nuevo sistema de "alerta temprana de tsunami" para  café que implementaron los productores del país.

 

Maja Wallengren

 

Desde la peor sequía en más de 70 años en Brasil el primer productor mundial, hasta las inundaciones mortales en Vietnam el segundo país productor, los efectos negativos del cambio climático se han hecho cada vez más evidentes en las regiones cafetaleras en los últimos años.

Desde la aplicación de los principios de crecimiento "Terroir" en Etiopía, al mapeo climático en Brasil y el "Proyecto de Reforestación del Café" en México, los productores mundiales están utilizando cada vez más acciones alternativas para encontrar formas de  enfrentar el cambio climático. Todo esto es provechoso, aseveran los científicos del café que trabajan en temas climáticos.

 

Como no hay manera de saber con certeza qué estrategia funcionará mejor para ayudar a las comunidades cafetaleras, se debe realizar mucha experimentación en el campo antes de que cualquier modelo de producción pueda abordar el cambio climático. El único hecho conocido es que el cambio climático se está llevando a cabo y es probable que las consecuencias se vuelvan aún más difíciles en los próximos años.

"El cambio climático está sucediendo y vemos tendencias bastante preocupantes", declaró Peter Baker, científico de Reino Unido, en la reciente Conferencia Internacional ASIC de Ciencia del Café.

Para los 200 millones de personas del mundo que dependen de la producción de café para subsistir diaria o parcialmente, estos efectos han convertido su supervivencia en una lucha diaria: En América Central la combinación de cambio climático se convirtió en el más severo brote de moho en la historia  procedido por una sequía en las altitudes bajas.

Los efectos combinados ocasionaron que la producción y los ingresos se redujeran al menos un 40 por ciento en los últimos tres años y que a finales de 2014 enviaran a 2,8 millones de personas ayuda alimentaria. En Brasil, la sequía redujo la producción  al menos un 30 por ciento en la última cosecha y posiblemente también en la nueva cosecha 2014-15. Indonesia, la India y Vietnam, los tres gigantes del café de Asia sudoriental, reportan pérdidas  entre 20 y 30 por ciento gracias a la sequía, a las lluvias excesivas, o a ambas en la misma temporada. Sólo África del Este parece haber escapado al impacto de los efectos negativos e incluso puede beneficiarse de patrones de lluvia ligeramente mejorados gracias al dominio de La Niña, que causa menos exposición al sol, temperaturas más bajas y mayores precipitaciones.

 

"Estamos lidiando con incertidumbres fundamentales, los proyectos de horizonte de tiempo son muy difíciles y tenemos que poner la mirada en puntos más lejanos", expresó Baker.

 

Esto es exactamente lo que el instituto de investigación cafetalera de Colombia, Cenicafe, trata de hacer. El director de Cenicafe, Fernando Gast, anfitrión oficial de la conferencia ASIC que se celebra cada dos años, recalcó  que los productores aún tienen un conocimiento limitado de lo que deben esperar en el caso de los cambios erráticos en los ciclos climáticos mundiales.

"En los próximos 25 a 50 años el clima se calentará entre 2 y 4 grados Celsius y nuestro objetivo es investigar cómo reducir los riesgos que ocasionan estos cambios climáticos en la agricultura ", expresó Fernando Gast, director del instituto de investigación cafetera de Colombia Cenicafe.

"El error más común que se comete hoy en día es que los productores sólo se preparan para el evento inesperado de La Niña, cuando la misma variabilidad en el clima actual puede traer repentinamente  al Niño en el cual el efecto es mucho más severo ", declaró Gast a El Mundo del Café en una entrevista durante una reciente visita a Quindío en la región cafetera Eje Cafetero de Colombia.

 

Gast conoce esta problemática mejor que cualquier otro. Cuando se trata de clima y café, pocos países han sido golpeados tan fuertemente como Colombia: De 2008 a 2012 la producción se redujo en un impresionante 40 por ciento, que en gran parte fue provocado por los múltiples cambios en los ciclos climáticos.

Desde la extrema sequía en las regiones meridionales de cultivo, hasta las lluvias excesivas en la región central y norte, el hecho excepcional de que en Colombia se puedan cosechar dos cultivos al año, también frena la aparición de plagas y problemas relacionados con el crecimiento. Debido a que la Federación Colombiana del Café decidió aceptar las consecuencias de lo que se convirtió en una crisis inducida por el clima, a los agricultores se recomendó que aumentaran la tasa de renovación.

"En el meollo de la crisis Cenicafe recibió la orden de la Federación Colombiana de Cafeteros que profundizara en la investigación para estudiar modelos específicos que aliviaran los efectos negativos para los productores", aseveró.

"En 2014 comenzamos la implementación del primer sistema mundial de alerta temprana para los cafetaleros colombianos,  con el cual los productores son alertados no sólo la posibilidad de La Niña o El Niño fuera de temporada, sino reciben consejos concretos sobre qué hacer para prevenir daños peores, incluso con recursos limitados ", comentó Gast.

A través del sistema alerta temprana de tsunami, se dirige un mensaje a los  productores del FNC en una región o provincia en particular si se detecta un posible peligro climático. Esto, por ejemplo, ayudará a los productores a tratar de frenar los peores efectos de una sequía devastadora o sequedad excesiva de El Niño. Mientras que el clima global es dominado actualmente por La Niña, El Niño puede ocurrir en cualquier momento, y a menudo con poca advertencia. En base a esto, el sistema de alerta temprana busca avisar a los productores sobre lo que pueden hacer.

"Aquí en Quindio tenemos tres regiones de cultivo completamente diferentes, con distintos riesgos, ya sea de El Niño o La Niña. En el caso de que se presentara El Niño fuera de temporada, en invierno que es en diciembre y enero, recomendamos a los agricultores que comiencen a fertilizar ahora o en el próximo mes cuando todavía hay humedad en los suelos ", explicó Gast.

A pesar de que los productores en una temporada de cosecha habitual con patrones climáticos normales harían la fertilización hasta después de la floración de Mitaca, o a mediados de la cosecha que comienza en noviembre, en caso de sequedad tal inversión se perdería, ya que suelos sin humedad no absorben el fertilizante ni los demás insumos.

"De esta manera la fertilización temprana dejaría a las matas en mejor estado  para enfrentar al Niño no estacional y estarían mejor preparadas para hacer frente a los efectos y dejar una parte de la finca en mejor estado de producción, incluso con menos lluvia ", indicó Gast.

Aún mejor, los científicos internacionales del café señalan que debido a que las bases de producción, el manejo de arbustos y de fincas se guían por los mismos principios en todo el mundo, también pueden beneficiarse del trabajo de Cenicafe y aprovechar sus consejos en caso de tales riesgos climáticos.

Desde Colombia hasta el lugar de nacimiento del café en la distante Etiopía, los científicos están adoptando un enfoque diferente en conjunto. Como el ataque del clima ha golpeado brutalmente a los productores con poco alivio a la vista, están recibiendo asistencia técnica de los científicos para aplicar los principios de Terroir y así enfrentar varios problemas causados por el clima.

"Lo que abordamos en este estudio fue cómo fortalecer la producción de café Arábica mediante el uso óptimo del café Terroir y este programa ha demostrado resultados notables en el uso ineficaz de la diversidad genética local", señaló Getu Bekele, del Instituto Etíope de Investigación Agrícola a El Mundo del Café en una entrevista reciente.

El concepto de Terroir, inicialmente introducido en el sistema francés de denominación de vinos, se ha utilizado cada vez más en café especializado para explicar la interacción específica entre un conjunto de características únicas como la geografía y el clima con la genética vegetal. Según Bekele, los resultados podrían ser claves para el abastecimiento de café del futuro. "Necesitamos adaptar las variedades al medio ambiente y al mantener la calidad típica de cada localidad en el proyecto de investigación, evitamos la mayor parte de los problemas de adaptación y mantuvimos las variedades locales preferidas por los agricultores", agregó. “El concepto del Terroir podría ser nuestro último recurso”.

En México, mientras tanto, los pequeños productores indígenas del centro de Puebla están finalizando la fase piloto del "Proyecto de Reforestación del Café" que utiliza fincas para crear zonas de amortiguación naturales entre áreas urbanas y reservas de bosques prístinos. México es uno de los cinco países "más biológicamente mega-diverso en el mundo y sus bosques son el hogar del diez por ciento de las especies vegetales y animales de la Tierra", pero los ecosistemas han sufrido años de rápida industrialización incluyendo la conversión de bosques a tierras agrícolas, según La Rainforest Alliance.

 

Este y otros proyectos forman parte de una serie de esfuerzos en los que participan asociaciones públicas y privadas para abordar los efectos negativos del cambio climático. Y el café está en el centro de la mayoría de estos proyectos, incluyendo la Alianza de México para la Reducción de Emisiones de Carbono por Deforestación y Degradación. También conocido como MREDD, el proyecto es una coalición financiada por USAID de ONGs que incluye grupos como Rainforest Alliance y The Nature Conservancy. Las partes interesadas del proyecto establecerán un sistema nacional en México que pueda monitorear, reportar y verificar la captura de carbono y las emisiones que son evitadas como resultado del manejo sostenible de la tierra.

"Los bosques y los ecosistemas del país se ven amenazados por el rápido desarrollo y la conversión de los bosques en tierras de cultivo, que son dos de los principales motores del cambio climático", expresó la Rainforest Alliance en un documento. Al reducir las emisiones de carbono de la deforestación y la degradación en combinación con la aceleración activa del bosque, el proyecto busca restaurar parte del daño causado que contribuye en el cambio climático negativo.

De vuelta a Baker, que fue uno de los primeros científicos de café en hablar sobre el creciente impacto del cambio climático en el cambio del Milenio, la pregunta clave es en qué medida la oferta mundial de café está realmente amenazada por cambio climático. Y, ¿cuáles son los siguientes pasos que la industria del café debe tomar para evitar que esto suceda?

 

"Algunos científicos creen que el cambio climático podría llevar al cultivo de café al borde de la extinción, pero independientemente de lo que creamos lo que necesitamos hacer es estudiar la capacidad de adaptación de estas plantas  al cambio climático. Eso será muy crítico".

 

Maja Wallengren ha escrito sobre café desde hace más de 20 años y ha visitado más de 45 países productores de todo el Sudeste de Asia, África Oriental y Occidental, así como en toda América Latina. Se le puede contactar en: mwallengren@outlook.com o a través de su blog: www.spilling-the-beans.net

https://twitter.com/SpillingTheBean

 



Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe