En Marcha la expansión Arábica en Tanzania para un mayor crecimiento

martes 04 de abril


Los países cafetaleros están luchando para que la producción vuelva a estar en marcha después de años de precios bajos, de malas gestiones agrícolas y de los efectos negativos del cambio climático. Pero Tanzania, el país cafetalero de África Oriental, es uno de los pocos productores que desafían a los retos y después de años de hablar de recuperación, su producción  poco a poco comienza a estabilizarse en volúmenes más altos.

 

Maja Wallengren

@SpillingTheBean

 

La producción de café en Tanzania está en aumento. A partir de las fincas de la famosa región del norte en las laderas del monte Kilimanjaro en el cinturón sur de Mbeya y Mbinga, a la zona más oriental de Bukoba, la producción ha estado en constante expansión durante la última década. Y como la cosecha mundial se estancó en la mayoría de países productores, es una buena noticia para las partes interesadas que el abasto de granos de Tanzania esté elevándose.

 

La Comisión de Café administrada por el gobierno de Tanzania afirmó que su objetivo es que la producción total se estabilice alrededor de 1.7 millones de sacos de 60 kilos en el 2021, mientras que el "objetivo final" es ver que la producción anual se afiance alrededor de 2,167 millones de sacos en los próximos 10 años.

"Hemos hecho grandes avances en los últimos 10 años y aunque este tipo de expansión nunca es fácil, nos entusiasma ver cómo se está presentando el progreso", afirmó Adolph Kumburu, director general de la comisión. "La estrategia oficial para el desarrollo de la industria del café es incrementar la producción y la calidad, con el fin de mejorar los ingresos de toda la cadena de valor, en particular los productores", declaró a El Mundo del Café, en una entrevista. 

"Durante los últimos 10 años nos hemos concentrado principalmente en la expansión, combinando nuevas tierras y replantando árboles viejos en las  tierras ya existentes; también aumentamos la población de árboles más productivos y resistentes", afirmó Kumburu. Declaró que con las nuevas variedades de Arábica aumentarán gradualmente de 400 kilogramos por hectárea (6.5 sacos) a cerca de un mil kilogramos (16.7 sacos). Por otra parte, las cosechas de Robusta de 600 kilogramos (10 sacos), se espera que aumenten a 1.2 toneladas (20 sacos) por hectárea. Entre el 50 y el 60 por ciento del ciclo promedio de la cosecha de arábicas naturales se lava, la mayoría proviene de las regiones norte y sur, mientras que el remanente se compone casi exclusivamente de café Robusta de la región Bukoba. 

 

La comisión de café distribuyó a los productores en las zonas de cultivo millones de nuevas plantas de semillero de variedades más productivas y resistentes a las  enfermedades. Estas plantas fueron desarrolladas en el Instituto de Investigación de Café de Tanzania, situado cerca de la ciudad de café Moshi en la región de Kilimanjaro.

 

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos está muy optimista por los resultados obtenidos hasta la fecha, ya que basándose en su propia investigación, la cosecha 2012-13 produjo 1.2 millones de sacos, en comparación con la cifra de mil 017 millones de sacos de la TBC, mientras que  la producción en el ciclo actual  aumentará a 1.15 millones de sacos. "Los precios globales mejorados, la expansión apoyada por el gobierno, los programas de rehabilitación, y un buen clima cuentan para el aumento previsto de la producción", declaró el USDA en el informe del 2015 sobre Tanzania.

 

Reconociendo los esfuerzos realizados por el gobierno a través del plan de expansión, el USDA afirmó que "se espera que las exportaciones en el año 2014-15 alcanzaron un récord de 975 mil sacos”. El año de cosecha de Tanzania es de julio a junio, y el pico de la cosecha tiene lugar entre julio y octubre, las exportaciones principalmente se envían entre septiembre y febrero.

 

El plan de Estrategia de Desarrollo de diez años de la Industria del Café de Tanzania, que se inició en 2011, tiene como objetivo "incrementar la productividad en las fincas existentes y facilitar al sector privado que establezca nuevas fincas", expresó el USDA. De acuerdo con el proyecto el área cafetalera aumentará al menos 10 mil hectáreas en el año 2021.

 

"En Tanzania siempre se ha hablado sobre el "potencial" para aumentar la producción, a pesar de que generalmente toma mucho más tiempo del que espera el gobierno," expresó un comerciante en Moshi, pero está de acuerdo en que los números se están incrementando y pueden crecer más.

 

"Sin embargo, creo que el TCB puede llegar a 80 mil y hasta 100 mil toneladas si la replantación continúa y si las nuevas áreas continúan creciendo", comentó.

 

Incluso si estas cifras están todavía a unos años de distancia, es un esfuerzo digno de mencionar que logró Tanzania desde que se lanzaron al mercado las políticas favorables iniciadas en el cambio de milenio, que le permitieron a la inversión privada entrar al sector del café en crisis de Tanzania, por primera vez después de 35 años de políticas inspiradas en el socialismo.

 

En el ciclo 1990-91, justo antes de que la producción mundial se derrumbara en el año de la cosecha 1991 a 1992, como consecuencia de la enorme sobre producción, Tanzania produjo 932 mil sacos de café. Desde entonces, la producción disminuyó de forma rápida y hasta el año 2004 las cifras de producción estuvieron normalmente entre 612 mil y 624 mil sacos, según los datos históricos de la Organización Internacional del Café con sede en Londres.

 

Pero con la inversión privada lo que durante décadas fue un triste espectáculo para los amantes del café, en la región de Kilimanjaro había una hilera tras otra de cultivos abandonados y marchitos infestados de maleza, hoy en día es un hermoso panorama  de brillantes árboles de café recién plantados,  contra el telón de fondo de la montaña cubierta de nieve.

 

"Terminamos la replantación de la última parte del sembradío en 2010 y el 50 por ciento de la superficie total es de café joven que apenas está generando rendimientos completos, por lo que la producción debe continuar aumentando en los próximos años", comentó Bente Luther-Medoch de la Finca Machare.

 

Situada en las faldas del Kilimanjaro, la finca Machare en el año 2004 fue uno de los primeros campos estatales que adquirió la inversión privada de Alemania y Reino Unido: "Cuando nos hicimos cargo de la finca en el año 2004, estaba completamente deteriorada y descuidada, por lo que lo primero que hicimos fue replantar toda la zona", comentó.

 

Y la replantación a las grandes y antiguas fincas como Machare, es uno de los argumentos claves que le otorga a Kumburu razones para creer que los ambiciosos objetivos de la TCB son realistas. Esto, además de que están empezando a surgir en toda Tanzania muchas áreas nuevas, donde los colonos alemanes introdujeron el café por primera vez en la década de 1890.

 

"En la zona sur, Mbeya ya se convirtió en una región muy grande, y tanto Mbeya como Mbinga, ahora son el eje de la producción de Tanzania. Actualmente, se están montando muchas plantaciones nuevas en el sur porque tienen suelos excelentes y no hay ningún problema con la tierra", señaló Kumburu.

 

"En la región norte, por las limitaciones de tierra para la expansión de las áreas de cultivo, el aumento de la producción se delimitará a la replantación, pero con eso podrán producir al menos el doble de lo actual, o mucho más, por la fusión de las grandes fincas", comentó.

 

De las nuevas zonas del norte como Mara y Tanga, a las llanuras centrales de Tanzania, donde la ciudad de Iringa se extiende a lo largo de una colina que mira al río Ruaha, el café comenzó a brotar en regiones que nunca fueron consideradas cafetaleras sino hasta hace pocos años. Pero si avanzamos más hacia el sur desde Iringa, aproximadamente a mitad de camino hacia Mbeya y Mbinga, el café también está empezando a florecer en las afueras de Ruwka, donde el TCB desde hace varios años lo plantó con la ayuda de agricultores locales.

 

Y todo el camino hasta el oeste de Kigoma en las orillas del lago Tanganica, el café de Tanzania actualmente está tomando una nueva forma, mientras que se reconfigura que el mapa tradicional del café.

 

"Ahora tenemos cerca de 50 mil sacos procedentes de Kigoma y se espera que la región crezca a por lo menos 85 mil sacos una vez que estén completamente desarrollados. Son volúmenes pequeños, pero de estas regiones nuevas estamos obteniendo resultados similares y aunque sean relativamente desconocidas en el mercado, la calidad es buena y similar a la calidad que el mercado ya conoce de Tanzania", refirió Kumuru del TCB, y finalizó: "sabemos que somos ambiciosos pero creemos que los objetivos generales son realistas".

 

 

Maja Wallengren ha escrito sobre café desde hace más de 20 años y ha visitado más de 45 países productores de todo el Sudeste de Asia, África Oriental y Occidental, así como en toda América Latina. Se le puede contactar en: mwallengren@outlook.com o a través de su blog: www.spilling-the-beans.net



Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe