El Té y las Tisanas en un Mundo Globalizado

jueves 06 de abril


Estos tiempos de crisis y problemas con el país vecino, en el que se promueve consumir “solo lo nacional”, me ha hecho pensar que significa esto para el mundo del té.

 

Es bien sabido que el té es originario de China y que aunque se cultiva en más de 30 países, México no es uno de ellos, y no por que no se pueda cultivar aquí, al contrario, tenemos las condiciones ideales para el crecimiento de la camellia sinensis que requiere de un clima húmedo y cálido, de un suelo fértil con humedad del 70 al 80 por ciento y que germina mejor en zonas de altura (de entre 600 y 1200 msnm); es decir, que el té puede crecer en las zonas cafetaleras del país.

 

Sin embargo, es poco probable que los cafetaleros cambien de cultivo al té que casi no se consume en México y que requiere de una gran mano de obra especializada para transformarlo en las infusiones que conocemos: blanco, verde, ulong, negro y pu erh. Es en este último punto donde encuentro el mayor problema, el expertise o conocimiento de cómo manipular el té para convertirlo en todas estas categorías (y cada una con cientos de variantes como el tipo de enrollado, qué tanto se oxida, cómo se seca, etc.) no es algo fácil de aprender o desarrollar.

 

A China le ha llevado 5 mil años perfeccionarlo y sus más cercanos “competidores” como la India, no procesaban más que té negro, hasta hace unos 25 años en que se dieron cuenta que también había mercado para tés verdes y blancos.

 

De hecho, India lleva cultivando té más de 175 años y Sri Lanka (el más grande exportador),  tiene 147 años de experiencia, quienes por cierto cambiaron su cultivo de café a té cuando la plaga Helileia Vastratix destruyó sus cafetales en 1869.

 

 

Ahora bien, ¿de dónde obtenemos todo lo demás que le añadimos a los tés y que los hacen tan agradables al paladar y a la vista? Los pétalos de flores, los trozos de frutas, las especias y los saborizantes. Los expertos procesando o mezclando el té, compran estas materias primas en donde mejor se dan, con la mejor relación calidad- precio es decir, donde también son expertos en el tema.

 

Así pues, nuestro proveedor compra lavanda en Francia, Jamaica en Sudán, pasitas en Chile, manzana en Turquía, vainilla en México, girasol en India, menta en Marruecos, clavo y canela en Indonesia y así, en cada país donde son “expertos” en cada producto y ofrecen la calidad requerida; ¡y no se trata de malinchismo! Ellos mismos (que son alemanes), quisieran comprar todo en su país, pero esto ¡no es posible!, ya sea porque no lo produce su país o por que el precio y la calidad no son las adecuadas.

 

¿Y qué pasa con los saborizantes? Existen infinidad de compañías que venden diferentes calidades de saborizantes, algunos naturales, otros idénticos a naturales y otros artificiales, hay un enorme rango de precios y calidades de sabores que añadir a nuestro té o tisana; la mayoría de estas empresas son extranjeras y sus materias primas o incluso el producto terminado es importado.

 

Entonces esto nos lleva a la conclusión de que no podemos tener la variedad, calidad, precio y sabores que tenemos en Euro te, con productos mexicanos. De hecho, NINGUN proveedor de tés y tisanas en México puede obtener todos sus productos en nuestro país, forzosamente serán de otros orígenes diferentes al nacional, y no creo que esté mal, al contrario, queremos tener la mejor calidad y precio y para eso existe el comercio exterior. Hace siglos que las mercancías se llevan de un lado a otro del mundo, por ello eran tan caras las especies, el azúcar, el chocolate, el café y el té; ahora gracias a la globalización, ya no tenemos que pagar precios exorbitantes por estos productos.

 

Sí creo en apoyar a marcas y empresas mexicanas, pero de ahí a que todo el producto sea hecho en México, hay un gran abismo. Miles de ingredientes de ésta y todas las industrias, provienen de otros países.

 

En Euro te (que es una empresa mexicana, con capital nacional y empleados mexicanos), creamos mezclas para el paladar del mexicano; 20 años en el mercado nos han enseñado qué prefiere nuestro consumidor, no importando de dónde tengamos que traer ese ingrediente o sabor que tanto nos gusta. Los años nos han dado las herramientas para servir a nuestros clientes de la mejor manera con valores añadidos, como la certeza de que lo que compran es lo que les prometemos, productos sin colorantes, sin saborizantes artificiales, sin humedad que solo incrementa el peso de las tisanas. Creemos en la innovación constante y en la capacitación como herramientas para desarrollar un mercado que hace 20 años no existía, en la excelencia del trabajo de 50 personas que colaboran con nosotros para llevar a su mesa o negocio, “Los mejores tés y tisanas del mundo” como lo indica nuestro slogan.

 

No olvidemos que solo requerimos de 2 gramos de té para preparar una taza que nos brindará paz, salud y bienestar. ¿Es mucho pagar $2.= para obtener una deliciosa taza de té, de la mejor calidad? No lo creo, ¿y usted?

 

 

 

Olivia Medina de Jönsson

Tea Master y directora de Euro te

teamaster@eurote.com.mx

 



BUNN 13300.0004 VP17-3SS2U Pourover Commercial Coffee Brewer with One Lower and Two Upper Warmers, Stainless Steel
Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe