El café como herramienta social del siglo XXI

martes 16 de octubre


¿Alguna vez has quedado con un amigo, familiar o conocido para tomar un café? ¿O has hecho una pausa en tu trabajo para disfrutar de una taza tu café favorito?? Seguro que si, y es que estas conductas están muy arraigadas en la sociedad actual.

 

Desde que fue descubierto, el café se ha convertido en la herramienta perfecta para socializar. Frente a una taza de café se entablan conversaciones (importantes o triviales), se pasan tiempos de alegría o de pena. En fin, esta bebida ha sido testigo de diversos momentos a lo largo de la historia.

¿Cómo llegó el café a ser tan importante?

 

Una vez que el café comienza a ser comercializado por diversos países, su sabor y efecto fueron ganándose el agrado de las personas. De allí que, poco a poco su consumo creció, y esta bebida se convirtió en la predilecta para recibir a las visitas. Con ella, las charlas se hacían más amenas y extensas.

 

Con el mundo cada vez más cambiante, se notó la aceptación que tenía el café. Ya no solo era consumido en casa, sino que las personas se reunían, incluso en una hora específica para tomarlo. Eso dio pie a la apertura de negocios especializados en vender esta bebida, los famosos “cafés”.

 

Los cafés como el sitio predilecto

 

Por muchos años y aún a día de hoy, los cafés son el lugar predilecto de enamorados, amigos, gente de negocios, intelectuales e incluso autoridades. Los cafés son utilizados como puntos de encuentros para entablar conversaciones, decirse palabras de amor, cerrar tratos o simplemente pensar.

 

A ellos acuden con frecuencia artistas, escritores y pensadores, quienes ayudan a consolidarlos como espacios sociales de convivencia. También, como lugares de reunión.

 

Ha sido esta concurrencia la que ha permitido que los cafés se extiendan satisfactoriamente por el mundo. Cada día y de manera acelerada se abrían más negocios de este tipo, ahora más conocidos como cafeterías, pero con la misma función. Y así poco a poco, las principales ciudades de mundo contaron con cientos de establecimientos.

 

Las cafeterías como sitios de encuentro

 

Hoy por hoy, las cafeterías están esparcidas por el mundo. Se puede decir que hay una en cada rinconcito del planeta. A estas diariamente acuden cientos de personas para charlar y compartir un momento grato frente a una taza de su café favorito.

  

En Estados Unidos, por ejemplo, al ser el país donde más café se consume, este tipo de negocios abundan. Y los hay de diferentes tipos, que se ajustan a los gustos de los clientes. Convirtiéndose así en espacios de importantes rituales sociales.

 

Un mismo escenario se vive en países como Alemania, Japón, Australia, Suecia, Canadá y Nueva Zelanda. Todos son grandes consumidores de café, y cuentan con cientos de cafeterías, donde cada día son vendidas millones de tazas de esta bebida.

 

En España, Italia y Albania, muchas personas acuden a las cafeterías para encontrarse con amigos. O simplemente para pasar un rato de relax. En países como México, Brasil y Colombia la situación es similar.

 

Las cafeterías amplían su horizonte

 

Pero ojo, ahora son pocas las cafeterías que se limitan únicamente a servir diferentes tipos de cafés. Sino que éstas han ampliado sus menús ofreciendo tartas, pasteles e incluso desayunos u otras comidas. Pero siempre mantienen al café como centro principal de su negocio.

 

Esta tendencia se ha visto influenciada por diferentes aspectos. Uno de ellos es la importancia que le han dado al café en obras literarias y programas de televisión. ¿Quién no recuerda a la pandilla de “Friends” con sus grandes tazas de café en Central Perk? ¿O a Lorelai y a Rory de “Gilmore Girls” disfrutando en Luke’s de un café, mientras mantienen una interesante y alocada charla? ¿ O a Carry Bradshaw con sus amigas de “Sexo en Nueva York” desayunando café y cupcakes en Magnolia Bakery?

 

Más allá de las cafeterías

 

Esta presencia del café en la cultura moderna como herramienta para socializar, ha dado origen a diversos espacios. Muchos de esos lugares combinan el placer de tomar café con otros servicios o gustos.

 

Un ejemplo de ello son los espacios de co-working, sitios donde las personas se pueden conectar internet y trabajar en comunidad mientras disfrutan de su café preferido. En función del país, y dada la versatilidad del café como herramienta social y la diversidad cultural del mundo, se han ideado diferentes conceptos, pasando por el café-cantante, típico en Venezuela, donde se puede disfrutar de presentaciones musicales, poetas o trovadores frente a una aromática taza de café, o el café con piernas de Chile, donde puedes disfrutar de un espectáculo de baile café en mano.

 

También hay café-teatro y café-concierto, donde se hacen representaciones o mini conciertos de manera desenfadada o de modo amateur. Aunque también, se da el caso de que dichas presentaciones sean un poco más formales, pero siempre el protagonista sigue siendo el café.

 

Socializar con café en otros escenarios

 

La importancia del café en la socialización es tal que abarca incluso lugares o momentos que no fueron concebidos originalmente para ello. Podemos nombrar como ejemplo de ello los espacios funerarios y los sitios de trabajo.

 

Y es que en muchas culturas el café es una bebida infaltable mientras se está en un ritual velatorio. De allí que es común que lo dolientes y amigos de estos, se acompañen en este momento con una taza de café.

 

Con cada sorbo comparten palabras de aliento o hablan sobre las virtudes del difunto. También aprovechan para charlar sobre temas triviales o ponerse al día con sus vidas.

 

El café en la oficina

 

En muchas naciones, las largas y extenuantes jornadas laborales suelen verse interrumpidas por “la hora del café”. Aunque no hay una hora determinada para ello, por lo general esta ocurre a media mañana o justo después de comer.

 

La cultura del café en Escandinavia

 

 

Este espacio es utilizado por los empleados para socializar entre ellos, tomar un pequeño respiro de sus labores o recargar energías. Mientras tienen en sus manos la taza de café, los trabajadores conversan sobre las tareas del día o de sus vidas. O simplemente aprovechan para relajarse.

 

Expertos coinciden en que esta conducta, permite una mejor compenetración y una forma de que los compañeros de trabajo se conozcan. Ha sido tal la importancia de esta rutina que muchas empresas cuentan en sus instalaciones de máquinas expendedoras de café.

 

Pero aunque no las haya, los trabajadores tienen la opción de acudir a una cafetería cercana. También pueden contratar un servicio delivery o simplemente preparar la bebida en la cafetera de la oficina. Lo importante es tomar un descanso para conversar disgustando una rica taza de café.

 

Ya lo has visto, el café tuvo, tiene y seguirá teniendo gran importancia en la socialización humana. Por eso, si quieres conversar con alguien, invítalo a tomar café, así es poco probable que te diga que no. Y seguro que la charla te dejará mejor sabor de boca.

 

Este artículo ha sido realizado por un autor invitado por Cocinillas:

https://cocinillas.elespanol.com/2018/10/cafeterias-cafe-herramientas-sociales/

 ARRUGAO #noescualquiercafé

 



BUNN 13300.0004 VP17-3SS2U Pourover Commercial Coffee Brewer with One Lower and Two Upper Warmers, Stainless Steel
Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe