Cafeticultura en México: hay que ver el bosque y un poco más.

miércoles 31 de agosto


René Ávila Nieto

reneavilamx@yahoo.com

 

Cada día que pasa se acota la posibilidad de corregir el rumbo que tiene la cafeticultura nacional o más bien, la posibilidad de establecer al menos un rumbo claro. Conforme pasa el tiempo se profundizan las contradicciones en un sector cuyos productores (que deben ser los actores centrales), envejecen aceptando que los “tiempos de gloria” –si es que existieron– son cosa del pasado, asimilando que nuestros competidores llevan claramente la delantera, asumiendo que nadie detrás de ellos volverá para hacer producir las fincas, reiterando que el oportunismo es ya parte orgánica de este sector.

A pesar de que el Gobierno Federal parece haber tomado ya cartas en el asunto para atender la decadente situación del sector café, falta por ver si en verdad se habrá de avanzar ya no digamos en castigar a quienes grotescamente medraron con la roya como el problema fitosanitario más grave de los últimos años, con los viveros tecnificados, con la promoción y con tantos otros temas cobijados por el presupuesto público; ojalá que de verdad se tenga la intención y el tiempo de incidir para bien en la situación estructural en la que está inmersa una de las más relevantes cadenas productivas del país.

Esperemos que la elaboración de “nuevas” políticas cafetaleras, consultas para “reformas profundas” al campo, restructuraciones del sector, negociaciones de presupuestos, rectoría del estado, presencia internacional y esos temas junto con los reflectores, no distraigan del análisis sustantivo a los responsables de atender al sector. 

En las actuales circunstancias bien valdría la pena hacer un esfuerzo para tratar de ver el bosque sin dejar de ver los árboles, ver los datos relevantes más allá de los números, interpretar lo sustantivo, atacar las causas fundamentales de los problemas, ejecutar el arte del pensamiento sistémico que consiste en ver a través de las estructuras subyacentes que generan el cambio. Pero ¿cómo lograr este objetivo cuando se carece de información relevante?, ¿cómo tomar decisiones a partir de información incompleta o inexistente? En efecto, el acopio de información objetiva y consecuente es ya otra de las principales carencias del sector. Los incipientes esfuerzos por conformar sistemas independientes de información fueron en su momento denostados y desechados; por lo que en la actualidad hay que volver a unir los pedazos de información existentes que de forma dispersa solo inducen al error.

Un ejemplo es el recientemente publicado Atlas Agroalimentario 2015 por parte del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), un extraordinario y encomiable trabajo de recopilación y simplificación de datos para presentar en un lenguaje entendible a todo público, una visión panorámica del sector agroalimentario nacional donde implícitamente se hace un merecido reconocimiento a los hombres y mujeres que trabajan todos los días en los campos y litorales del país para llevar a la mesa los alimentos que consumimos. Dicha publicación –sensiblemente mejorada respecto a ediciones pasadas–, constituye para la SAGARPA “… una herramienta de suma utilidad para la toma de decisiones…”

Sin embargo en lo que a café corresponde, se debería reflexionar sobre la necesidad de aportar elementos para que este tipo de trabajos reflejen una fotografía mucho más fidedigna de la realidad. El rostro de la actividad cafetalera que se refleja en dicho Atlas se aleja considerablemente de lo que está ocurriendo y por tanto, a pesar de ser una de las pocas radiografías que existen, no permite ver más claramente el bosque. A continuación algunos elementos:

Según la información contenida en el Atlas,  para 2014 el café verde se ubicó en la posición número 14 dentro del ranking de los principales productos agroalimentarios de exportación al generar 334 millones dólares (mdd) Por encima del café se encuentran productos como extracto de malta (356 mdd),  limón (373 mdd),  trigo (404 mdd), pepino (410 mdd), carne de porcino (429 mdd),  chocolate (565 mdd) y confitería (605 mdd), entre otros; siendo los punteros productos como cerveza (2,411 mdd), tomate (1,794 mdd), aguacate (1,395 mdd), tequila (1,205 mdd) y azúcar (907 mdd). 

La cifra referida de valor de exportaciones de café, requiere complementarse con el valor generado por las exportaciones de café procesado (que incluyen el descafeinado, tostado e instantáneo en sus diferentes modalidades); estos tipos de café, de acuerdo con la información del sistema SIAVI de la Secretaría de Economía, representan ya el 46 por ciento del volumen total exportado en su equivalente a café verde (ECV) y para el 2014 generaron 281 mdd. Es decir,  el valor total de las exportaciones de café fue del orden de 625 mdd, cuando el promedio de divisas generadas por el café en los pasados años se ubicaba en 900 mdd. Nótese que salvo en contadas excepciones los productores no participan en la exportación de cafés procesados con valor agregado.

En el mismo orden de ideas y de forma preocupante, se presenta en el Atlas una balanza comercial para café en la cual no se incluye al café procesado o industrializado ni al café verde que se importa como materia prima al amparo de los Programas de Promoción Sectorial PROSEC para los cuales se utiliza la Fracción Arancelaria 98020022. La balanza compara los 334 mdd de exportaciones contra 100 mdd de importaciones de café verde robusta y arábica resultando un saldo favorable en 234 mdd. 

En realidad el valor total de las exportaciones que es equivalente a 625 mdd,  debe compararse con el total de importaciones del orden de 313 mdd, siendo justamente la materia prima del PROSEC con un valor de 134 mdd la que tiene actualmente el mayor peso en las importaciones que proceden sobre todo de Vietnam, pero también de Brasil, Indonesia, Ecuador, Honduras, Perú y en menor medida de Colombia, Honduras y Guatemala, entre otros. El saldo real de la balanza comercial es de 312 mdd, pero este indicador no es necesariamente relevante si no se dimensionan los datos: el gasto efectuado por México para comprar café en el exterior, equivaldría al 93 por ciento el valor total de la producción primaria de café y en términos de volumen, las importaciones equivalen ya a la producción conjunta de Estados como Veracruz, Puebla y Oaxaca.

Otro aspecto a destacar de manera consecuente, es el cálculo del consumo anual per cápita, el cual resulta subvalorado toda vez que para su obtención a través del consumo nacional aparente no se está considerando el volumen total de importaciones y por tanto al dividirse el disponible entre la población, este indicador resulta menor al real. Diversos análisis coinciden en ubicar ya el consumo anual per cápita por encima de 1.5 kg, siendo el instantáneo el tipo de café más consumido con 69 por ciento del mercado según Euromonitor.  Pero lo relevante de éste indicador no es tanto la cifra, sino la tendencia: de mantenerse los actuales ritmos de crecimiento del consumo y dada la estructura poblacional de nuestro país, en los próximos años el de México será uno de los mercados objetivo más perseguidos por productores, industria y marcas de otros países.  

También los datos relacionados con la producción deben ser motivo de un amplio análisis ya que no existen estadísticas claras que permitan tomar decisiones oportunas. Se maneja una superficie sembrada de 737 mil hectáreas, 668 mil predios y 511 mil productores, cuando un alto porcentaje de predios han migrado ya a otras actividades y en términos reales no más de 360 mil productores han dado muestra de mantenerse en la actividad.  Según los datos de la producción anualizada mostrada por el SIAP, para 2014 se habría producido el equivalente a 3.5 millones de sacos sin precisarse cuanto de éste volumen sería arábica y cuanto robusta. Las organizaciones de productores y analistas privados reiteran que la cosecha alcanzaría en el mejor de los casos los 3 millones de sacos. Tristemente, los esfuerzos institucionales realizados entre 2011 y 2013 para rescatar y adecuar una metodología especializada para la estimación de cosecha en café fueron ignorados y hoy, mientras que los más importantes países productores como Brasil hacen de la estimación de cosecha una herramienta estratégica para implementar mecanismos de administración de riesgos en el mercado, México ajusta sus estadísticas en base a datos históricos.

El café orgánico es otro de los tópicos que merece especial atención. En el Atlas se destaca el liderazgo del café sobre otros productos orgánicos de exportación, esto a partir de que el valor de las exportaciones de este tipo de café a Estados Unidos (cuyo sistema aduanal identifica en fracciones específicas al café orgánico) generaron 38.6 mdd, superando a productos como aguacate (36.2 mdd), mango (28.8 mdd), entre otros.  La superficie cultivada de café orgánico, producción total certificada, rendimientos, ubicación de los productores, así como indicadores coherentes sobre otras certificaciones sustentables son datos ausentes en un país que se precia de ser pionero en la producción orgánica y que en la actualidad está siendo rebasado ante la fuerte competencia de países como Honduras, Etiopía, Perú, Indonesia, Brasil y Nicaragua, entre otros. Un análisis de las exportaciones de cafés diferenciados registradas en ICO’s podría aportar una apreciación más clara sobre éste tema, para en su caso diseñar acciones que fortalezcan este segmento.

Estos y otros elementos de información que son básicos para configurar la radiografía del sector  y en función de ello tomar decisiones, fueron deliberadamente ignorados en los últimos años y la atención se centró en los árboles que no dejaban ver el bosque. A contrarreloj hay que recuperar el tiempo perdido y la información es un insumo clave. Esperemos que así lo perciban los responsables de atender el café dentro del Gobierno, toda vez que para el grueso de los miembros de la cadena productiva, estos temas parecen ya incomprensibles.

 



BUNN 13300.0004 VP17-3SS2U Pourover Commercial Coffee Brewer with One Lower and Two Upper Warmers, Stainless Steel
Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe