Cafetaleros de Etiopía se introducen cada vez más en el mercado de Especialidad

miércoles 22 de marzo


La cuna del café Arábica, Etiopía, tiene un lugar único en el mercado. Los tostadores de cafés de especialidad tendrán por lo menos uno o dos granos de diferentes regiones como Sidamo o Yirgacheffe, entre sus ofertas para todos aquellos amantes del aromático que deseen una taza espectacular. A pesar de toda la fama, estos granos son bastante depreciados en el mercado en comparación con la mayoría de los otros cafés con grado de especialidad. En este artículo de nuestra serie especial sobre Etiopía, analizamos los pasos que está tomando su industria cafetalera para ganar un mayor porcentaje en el mercado de especialidad.

 

Maja Wallengren

 

El productor más antiguo de café en el mundo está de vuelta en el negocio. Dado que se descubrió por primera vez el crecimiento del aromático en estado salvaje dentro de los bosques de Etiopía, lo que constituía el Sur de Abisinia en el Siglo VI, su cultivo sigue evolucionando. A través de las cambiantes dinastías, la ocupación inglesa y la colonización italiana, la siembra del grano ha seguido creciendo y expandiéndose. Pero no fue hasta hace poco más de 10 años, que la combinación de las reformas del nuevo mercado y la inversión privada, comenzó a inyectar nueva vida a la industria del café en Etiopía. “Los Cafés etíopes tienen dos grandes ventajas con respecto a todos los demás del mundo, debido a la increíble diversidad genética y las perfectas condiciones de cultivo que se encuentran allí”, dijo Geoff Watts, vicepresidente de café en Intelligentsia Coffee, una empresa de café tostado con sede en Chicago.

 

“Aquí el ambiente juega cierto papel ya que tiene que ser ideal para su producción del cual está dotado Etiopía. Y siendo uno de los pocos países en el mundo conferidos de esta manera, en el que la naturaleza produce algunas de las mejores calidades, una gran parte de los cuales puede calificar fácilmente como especialidad”, añadió por su parte Jemal Ahmed, presidente ejecutivo de Horizon Plantations, a El Mundo del Café en una entrevista. Horizon Plantations son parte del Grupo MIDROC que posee y opera un total de 25 mil hectáreas de plantaciones de café en todo Etiopía. Con la producción nacional de más del 50 por ciento en los últimos 10 años y el continuo crecimiento proyectado para los próximos años, desde los productores hasta los exportadores el debate se centra cada vez más en el futuro del café etíope en la industria de la especialidad.

 

“El café de Etiopía es especial por definición, no sólo por su posición única de Appellation Controlee, sino también por sus perfiles de sabor único que se logran a pesar de las pobres prácticas agronómicas en muchas granjas” dijo Heleanna Georgalis de Moplaco Trading, exportador de especialidades en la nación africana. La idea de que los cafés etíopes sean simplemente “demasiado baratos” es una frase que se escucha entre los compradores de la industria global, especialmente en comparación con los precios más elevados de calidades especiales de países como Guatemala y Costa Rica; tanto los comerciantes extranjeros como los  locales están de acuerdo.

 

“Los cafés etíopes son sin duda infravalorado por lo que valen. Esto tiene que ver con muchas cosas, incluyendo el pobre trabajo de promoción y el esfuerzo de marketing para hacer conocida la especialidad ya existente y de cafés diversificados por los cuales es conocido el país”, dijo Ahmed y agregó: “La historia de la Geisha es un buen ejemplo en el que países como Panamá logran alcanzar el máximo rendimiento de este café mientras que fue Etiopía, quien dio esta variedad de café al mundo, pero no se ha utilizado correctamente la ventaja de marketing que tiene sobre la Geisha u otras variedades”.

 

Dar un recorrido a través de la abundancia de cafés de especialidad en Etiopía resulta un viaje interminable de nombres y fascinantes regiones con un borde casi mítico de este fascinante mundo. Granos inusuales y extraordinarios están en todas partes; desde los perfiles únicos del Sur de Sidamo y Yirgacheffe, a través de las tierras altas centrales de Jimma y Limmu, al aislado norte Lago Tana a lo que se conoce como el café de la isla del Monasterio. “Yirgacheffe, Guji y Sidamo son para mí las tres grandes regiones de Etiopía que cualquier adicto a esta bebida que se jacte de serlo debe visitar. Estas áreas no sólo están en el corazón central del origen del café, sino que también dan una brillante idea sobre cómo los productores son muy justos en este país”, dijo Lucy Ward, de Proud Mary Coffee roasters en Melbourne, Australia, en una entrada de blog. “Es sorprendente ver la cantidad de café originario de este país que proveniente de los pequeños patios traseros de las familias, los árboles que se cultivan en las pequeñas parcelas de tierra son vendidos a los agricultores o empresas más grandes para ser exportados. Casi aproximadamente el 90 por ciento de la producción total que realmente sale de Etiopía es proveniente de estas granjas y su calidad es realmente algo especial”, aseguró.

 

En dirección al Este de la capital, Addis Abeba, los visitantes llegan a Harar, cerca de la frontera con Somalia. Aquí es donde África se encuentra con el mundo árabe y donde los comerciantes moros empezaron a cultivar café en una escala comercial. El centro interior de esta famosa ciudad amurallada es un laberinto de pequeños zocos y de acuerdo con las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), es considerada como la cuarta ciudad santa del Islam y data del Siglo VII. El café aquí es inusual en todos los aspectos, desde el sabor hasta la historia que encarna. Mientras que muchos consumidores comienzan su amor por el aromático de Etiopía con la introducción de los granos de Sidamo o Yirgacheffe, los amantes más aventureros de la bebida se encuentran rápidamente atraídos hacia Harar. Famosa por su grano elegante y vinoso, esta región que continua atrapada en la profundidad de las montañas donde las granjas, literalmente, se encuentran en los valles excavados en roca densa. “para nosotros, El de Harar secado al sol es la Reina de los cafés, ha crecido a altitudes de entre mil 800 y 2 mil 200 metros y los granos tienen este sabor a Mocca inconfundible de vino tinto y frutos rojos con buen cuerpo y acidez media” dijo Georgalis.

 

Granos de Harar y Kaffa comienzan a volver

El informe de las cuentas de café en Harar resulta sólo una fracción del total de las cosechas en Etiopía, lo que lo convierte en un grado aún más raro de especialidad para los importadores que otros granos de Etiopía, y es una de las regiones donde los esfuerzos de renovación están empezando a dar resultados, dijo Orit Mohammed; nativa de Harar, Mohammed hoy día dirige a los importadores y tostadores de cafés etíopes de especialidad Boon Coffee con sede en Dubai, la capital comercial de los Emiratos Árabes Unidos y el corazón de la cultura de esta bebida en auge en el Oriente Medio.

“Cuando vas a Harar, y en cualquier otra región de café, se puede apreciar la renovación en movimiento y se puede ver como su cultivo se está haciendo correctamente, y como los agricultores están aplicando nuevas prácticas agrícolas a la manera en que lo siembran” indicó a El Mundo del Café durante una visita reciente a la cosecha de Harar del Este.

“Y está funcionando definitivamente, porque no sólo se ve mucho más café que sale de Harar en estos días, sino que también se nota su calidad y la manera en que están alcanzando el mercado y vuelven al sabor de las moras azules y el vino que solía ser tan famoso”, dijo Mohammed. Únicamente con la cosecha de Harar contribuye con el 7 por ciento de la producción nacional; conseguir el 100 por ciento de un solo origen no está exento de problemas para los compradores, pero “la calidad es tan buena que cuando se tiene la suerte de conseguir café de Harar puro, realmente no se puede superar”, añadió.

 

A partir el Siglo XIII, desde la puerta de la ciudad de Harar hasta los profundos  bosques de la región Sur-Occidental de Kaffa, la industria del café de Etiopía ha completado hoy día el círculo con la mayor parte de la nueva producción, y la inversión nuevamente se empieza a dirigir a las raíces de la bebida. Fue aquí, en la provincia de Kaffa donde dice la leyenda que un pastor de cabras llamado Kaldi lo descubrió, después de observar el aumento de los niveles de energía de su rebaño al comer las cerezas rojas de los arbustos verdes. “¿Quieres parar por algunos Buna?”, preguntó Addisu Beyene Tifferi, un productor de café al que acompañamos a los bosques donde el grano sigue creciendo en la naturaleza tan salvaje, que los Colobos de cola blanca, babuinos, búfalos y leopardos, vagan por las granjas cotidianamente. “El gobierno estaba realmente ansioso por atraer a los inversores para este sector. La mayor parte de la tierra disponible está generalmente aquí en la zona de Kaffa y yo quería hacer algo en una base más permanente, no sólo para mí, sino para las personas que viven aquí”, aseguró Addisu.

 

Un hombre de negocios se volvió productor de café. Addisu fue uno de los primeros en establecer una finca privada en Kaffa en 1998, tras las reformas del gobierno que entonces comenzó a abrirse hacia la inversión privada en este sector. Extendido en 250 hectáreas, ha sembrado poco a poco las tierras que funcionan a cargo de LemKeffa Coffee y Spices Agro Company.

 

Hoy día, la producción se está acelerando en la mayor parte de las 220 hectáreas sembradas con café y los visitantes de la granja acuden para una experiencia única. Esto resulta todavía una novedad en la industria de la especialidad, la marca Kaffa ha crecido rápidamente en los últimos años y por buenas razones: aquí es donde los científicos y los investigadores dicen que la fuente de café Arábica se puede remontar más allá de la evidencia basada en el razonamiento, de que la fuente de origen de una especie se define de acuerdo a donde se le encuentra en su más amplia extensión.

 

La gran cantidad de material genético disponible en Kaffa está más allá de lo fascinante, incluso para los veteranos en la industria y de cómo Etiopía sigue encontrándose con nuevas variedades de Arábica, a un ritmo que resulta fascinante para científicos y funcionarios de la industria. Con tan sólo una pequeña parte de lo que dicen los investigadores, en Etiopía existen unas 6 mil diferentes variedades Arábica cultivadas comercialmente, aquí es en donde se espera que sus cafés de especialidad sobresalgan por encima del resto de los orígenes del mundo en los próximos años. Y como Harar, los envíos de café de especialidad de Kaffa también se están incrementando.

 

“Tenemos 23 variedades indígenas plantadas en nuestras granjas, todas aquellas variedades que en los últimos años han sido dadas a conocer por el Centro de Investigación Agrícola de Jimma, incluyendo Geisha y Aba Buna –el padre del café–. La mayoría de ellos son tan nuevos que sólo se nombran por sus códigos numéricos”, explicó Ahmed, de Horizon. También dijo que los bosques del Sur Occidental en Etiopía son críticos para fines ecológicos en la protección de las dinámicas ambientales, tales como la calidad del agua y las especies silvestres.

 

“Lo más importante, es el último bosque de café restante que contiene la única base genética del café Arábica. La preservación de esta rica biodiversidad es muy importante para el bienestar de la producción creciente más grande encontrado en el mundo”, insistió Ahmed. Al reconocer la contribución genética de Etiopía en el mundo del café y de la importancia de preservar la fuente de origen y la biodiversidad, dijo que las prácticas de cultivo sustentable aplicadas en todas las siete fincas de Horizon ya están empezando a ser reconocidas.

“Nuestros primeros micro lotes comerciales de la Geisha etíope indígena se presentó al mercado mundial a finales de 2013-14, alcanzando precios descabellados de USD $15 por libra” recordó y añadió que la diversidad, obviamente tiene que estar respaldada con el apoyo de las buenas prácticas agrícolas, con el fin de dar la calidad superior que los compradores están buscando en el grado de especialidad del grano.

 

El país con mayor producción de café de África se ha hecho más grande y el mundo del café se ha regocijado en torno a los crecientes volúmenes, no sólo por el aromático etíope disponible en el mercado, sino también las mejoras empiezan a mostrar el grado de especialidad del grano en expansión en ambos: calidad y cantidad. Y como la atención a la mejora de las prácticas agrícolas está creciendo, la industria etíope se está enfocando en asegurar que la mayor parte de su producción llegue a los mercados especializados de todo el mundo.

 

“Una buena parte de los cafés etíopes tienen el potencial para ser vendidos en el mercado de cafés de especialidad, donde deberían pertenecer. Esto no sólo por su historia a explotar en su marketing como la cuna del café, sino también por el ambiente de cultivo ideal y la dedicada comunidad agrícola que ha sostenido la producción desde el principio hasta ahora”, dijo Ahmed.

 

La pobreza endémica que marcó a Etiopía por la mayor parte de las últimas tres décadas, está descendiendo rápidamente y la estabilidad política y el crecimiento económico se están convirtiendo en palabras que definen la normalidad, en vez de una exención. Las cabras de Kaldi todavía se pueden encontrar paseando en las calles de Addis Abeba y, aunque todavía hay un largo camino por recorrer para Etiopía como país, así como para sus productores de café, no cabe duda que va por el camino correcto.

A medida que la industria etíope crece junto con las oportunidades económicas recién descubiertas para los habitantes de su nación, no hay duda de que los cafés de especialidad se convertirán en una parte importante de este auge en un futuro cercano.

 

“Etiopía tiene mucho que ganar, desde promover su única Appellation Controlee, y en el fomento de buenas prácticas agronómicas, de secado y procesamiento. Si Etiopía pone sólo la mitad de esfuerzo en el procesamiento del que se emplea en América Central, la prima no será tan difícil de obtener y nadie va a comprar cualquier otro café” finalizó Georgalis.

 

 

Maja Wallengren ha escrito sobre café desde hace más de 20 años y ha visitado más de 45 países productores de todo el Sudeste de Asia, África Oriental y Occidental, así como en toda América Latina. Se le puede contactar en: mwallengren@outlook.com o a través de su blog: www.spilling-the-beans.net

Twitter:@SpillingTheBean



Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe