Arandela Barra de Café: sabor de campeonato

martes 18 de abril


Apenas un par de años han sido suficientes para ganarse el respeto y fidelidad de los potosinos y muchos otros amantes del aromático de especialidad de toda la República.

 

Patricia Torres, enviada.

 

SAN LUIS POTOSÍ, SLP.- Dicen que la práctica hace al maestro. Mejor ejemplo no puede existir si lo tomamos de quienes conforman esta barra relativamente novel (apenas dos años en funciones), pero con tal compromiso por la calidad y respeto al café de especialidad, que resulta referente obligado para el amante de esta bebida: Arandela Barra de Café.

Ubicada en la calle Cordillera de los Himalaya # 250 Col. Garita de Jalisco de la capital potosina, el ambiente es de animada charla; cuenta con terraza, espacio para libros, zona de cursos, talleres y degustación y además es Pet friendly. Mesas repletas de clientes ávidos por probar las tazas preparadas con esmero por los cinco especialistas que atienden la barra, bajo el mando de nada menos, la bicampeona nacional barista Julieta Vázquez y su socio y pareja, Manuel Vázquez. La calidad en taza, está de más decirlo, es garantizada.

“Arandela es el resultado de más de 7 años de experiencia dentro del café de especialidad; es un espacio pensado para disfrutar las mejores mezclas, ya que también tostamos nuestros propios granos con lo que garantizamos calidad y frescura en cada extracción, porque entendemos que somos el último eslabón en la cadena productiva y tenemos la obligación de expresar lo que el productor entrega en cada grano, siempre pensando en la gente que toma, experimenta, exige y busca nuevas experiencias”, explica Julieta.
 

¿De dónde nació el nombre de esta cafetería? Julieta nos dice: “La arandela es una pequeña rondana, que integra cualquier unión, remache o tuerca. Por sí sola no sirve de mucho, pero si forma parte de una estructura, hace funcionar una maquinaria. En este caso, somos esa pequeña pieza que hace funcionar la máquina del café, junto con otras piezas como el catador, el recolector, el tostador, el barista y claro, el consumidor. Así que por muy pequeña e insignificante que parezca, es fundamental para que la máquina no se detenga”.

Aperturar Arandela fue resultado de un objetivo largamente perseguido por la bicampeona nacional. Todo ha sido diseñado –incluso desde los planos mismos del inmueble– con el objetivo de ser punto de disfrute de los mejores cafés mexicanos. Ella misma, junto con su pareja Manuel, visualizaron cómo sería este espacio para recibir a aquellos amantes de esta bebida milenaria, con mobiliario cómodo y una óptica clara para que desde cualquier punto de la cafetería se pueda apreciar la labor del tostador y del barista.

“El chiste es que la barra sea el centro de atención y que el cliente perciba nuestra atención y servicio, sin invadir su propio espacio para departir con sus amigos y platicar. Recibimos muchos consejos que tomamos en cuenta para el diseño interior pues siempre quisimos un lugar diferente, acogedor y donde siempre se palpe café” añadió Vázquez Mercado.

Y por supuesto, la carta de bebidas es el atractivo mayor en Arandela. Julieta explica que la oferta para el bebedor de café potosino no era completa, así que con su experiencia en las competencias y tras visitar muchas barras en toda la República, diseñó una lista que integra espressos, métodos y cold brew para acercarle a nuevos clientes este mundo de sabores, sin dejar de lado los cappucinos y bebidas saborizadas.

 

El café de casa es de Nayarit de Gerardo Vázquez y Café Oriental, con quien Julieta tiene gran amistad ya que ellos le proporcionaron el grano con que ganó su primer título en 2014 y de quien dice, ha aprendido mucho sobre el tema. También maneja fincas de Veracruz, Chiapas e incluso algún tiempo Puebla, Colima y Oaxaca. Su aprecio por el café mexicano es tal que desea en el mediano plazo contar con algunos orígenes fijos, aunque sonriente se sincera, “lo veo difícil ¡porque me gustan todos!” Además, gracias a su tostador, surten  a algunos negocios, empresas y tiendas de la ciudad, en algunos casos con grandes pedidos.

“El objetivo central de Arandela es el café de especialidad, por lo que no quería incluir bebidas que desviaran la atención del cliente de este objetivo. Por ejemplo, tengo frappes, pero no son sabores comunes, sino algo distinto como ‘cocoespresso’ o agave. Nos dimos cuenta que la gente teme probar el espresso, pero por fortuna logramos que lo beban con mucha mayor frecuencia y el macchiato y el brew bar es de lo que más se vende”.

En cuanto a los postres, son todos hechos en casa con apoyo de su papá: “Traigo el amor a la panadería desde casa, así que con él procuramos hacer platillos caseros y de sabor muy rico, pero que casen muy bien con el espresso. Manejamos tarta de manzana, panqué de limón con jengibre, plátano o nuez, madalenas de naranja y los clásicos brownies y crepas. El menú salado lo domina ensaladas de frutos rojos, espinacas, champiñones y sandwichs, baguettes y chapatas. Procuramos evitar snacks fritos porque cuidamos que el café sea el dominante.

Ahora. ¿Dónde se germinó la idea de Arandela? Julieta da un brinco a la memoria. Recuerda que junto con Manuel acudían a Expo Café en busca de información porque querían poner una cafetería. Ella, titulada en Gastronomía, siempre ha vivido envuelta en sabores por la panadería de sus padres, con quien colaboraba hasta que hace poco más de 8 años decidió que quería su propio sueño por perseguir. Y en esa labor de campo estaba cuando de súbito, se le atravesó en el camino las competencias de barismo.

 

“Llegamos Manuel y yo a Expo Café y vimos que había un concurso de baristas; me acerqué y quedé impactada, quería hacer lo mismo que los participantes. Prácticamente nuestro crecimiento como baristas se dio de la mano de las competencias, a la par que nuestra relación pasó de ser socios a consolidarse entre nosotros. Conocí mucha gente, aprendí lo más que pude de las competencias y todo ello lo replicamos en el sueño que se convirtió en realidad con Arandela. Mi mamá nos apoyó al principio con el espacio y creo que siempre ha sido mi mayor inspiración y ejemplo, verla crecer con las panaderías y lo mismo queremos lograr aquí. La responsabilidad aunque es grande, pero también muy aleccionadora, me encanta mi trabajo y lo disfruto” reflexiona la bicampeona barista.

Por ello, tanto para Julieta Vázquez, como Manuel y el equipo de baristas y tostadores de Arandela Barra de Café, ofrecer a sus clientes un servicio idéntico al que brindan al jurado de las competencias, es obligado. Todos tienen gran respeto al café y a sus visitantes y su compromiso ante la excelencia es total, por ello replican el mismo esmero que muestran en competencias, con las bebidas que ofrecen a sus fieles seguidores.

“Ese cuidado con que hacía mis rutinas en las contiendas, lo replico en la barra e incluso los chicos me califican y están al pendiente que todo salga a la perfección. Se nota su compromiso porque al final, todo gira en torno al cliente que disfrute nuestra mejor taza y además, tratamos de orientarlos sobre la cultura del café sin ser muy invasivos. Por ello, por ahora no pensamos en franquicias pero tal vez sí una segunda Arandela aunque será a su tiempo. Nuestro objetivo es y será dar el mejor café de especialidad mexicano”.

Y estamos ciertos Julieta que así es. Si pasea por San Luis Potosí, visite Arandela Barra de Café; su horario es de 8 AM a 2 PM y de 5 a 11 PM. Una deliciosa taza de café les espera.



Cafe Oriental
Davinci
Lamitec
Sabarex
Eurote
Del Giorno
MegaCup
Mucafe